El Vesubio: un paraíso oculto en el Eje Cafetero

Luego de haber viajado por tierra desde Argentina hasta México, había que volver a casa. A la vuelta creíamos haberlo visto casi todo y sólo paramos en algunos puntos específicos para visitar amigos que habíamos hecho en el camino. Pero cuando creíamos haber estado en muchas sucursales del paraíso, apareció nuestro amigo Jesús y nos invitó a su “Vesubio”.

Íbamos bajando desde el norte de Colombia hacia el sur, para entrar a Ecuador, y el Eje Cafetero nos recibió nuevamente con los brazos abiertos. Chinchiná no estaba en nuestros planes, pero como casi siempre, lo espontáneo y las trazas del camino que el propio azar va construyendo terminan siendo, en algunos casos, las mejores experiencias.

Así empezó este nuevo tramo del viaje.

Un descubrimiento en el Eje Cafetero

“El Vesubio” es una ecofinca ubicada a 45 minutos de Manizales, para llegar hay que tomar la vía que va desde esta ciudad, y agarrar el desvío hacia el pueblo de Marsella, allí se debe descender en el paradero La Floresta y tomar un hermoso camino, que durante tres kilómetros, nos comenzará a mostrar la magia de este lugar.

La finca está incrustada en el epicentro de un increíble paisaje natural, típico de esta región de Colombia, a penas se ingresa se siente el equilibrio que existe entre la naturaleza y la intervención humana. El predio está rodeado de cafetales, plantaciones de plátano y guaduales, árboles frutales y todo lo necesario para disfrutar de las cosas simples de la vida para poder romper la cotidianeidad y deshacernos de esas prácticas nocivas que nos desconectan de la naturaleza.

Vida natural y desconexión urbana

Llegamos a la casa donde nos esperaba Jesús, es una construcción de estilo colonial y consta de un total de seis cuartos que pueden albergar hasta 20 personas; está rodeada de un enorme predio, alrededor del cual también se puede acampar. Como si esto fuera poco hay además un lago para practicar pesca y una piscina para los días más calurosos.

No esperábamos encontrarnos con tanto, y tuvimos la suerte de llegar cuando el sol estaba cayendo, lo que fue la antesala de uno de los cielos más limpios y brillosos que habíamos visto. Fue como estar directamente en el espacio, el brillo diáfano de las estrellas eran la locura.

Amanecimos con la energía que solo este tipo de lugares pueden darle al cuerpo. Además de eso, Jesús nos estaba esperando con un tremendo desayuno: pan casero, con mermelada hecha con fruta de los árboles de allí, café del lugar, manteca y una enorme cantidad de frutas cortadas. El sabor que tenían hace que uno quiera morirse cada vez que va al supermercado y trae esos plásticos con gusto a nada. El café era el mismísimo néctar.

Visitas inesperadas

Una de las experiencias más lindas que tuvimos en este lugar se dio durante una tarde nublada, estábamos sentados tomando mate en el rellano de la entrada, mirando el horizonte y cómo las montañas emergían de ese colchón natural verde compuesto por árboles milenarios.

En ese entonces escuchamos un ruido fugaz como de un motor pequeño girando, fue algo rápido que atravesó de oído a oído. Al cabo de unos minutos, se volvió a escuchar el mismo sonido y aparecieron unos colibríes que, sin dejar de aletear, succionaban agua azucarada de uno de los lugares que Jesús les brinda para que la gente disfrute de este espectáculo. Fue un momento mágico, porque ver colibríes tan de cerca y con tanto detalle no es algo que suceda con frecuencia.

De esta manera nos fuimos despidiendo de este lugar, entrelazando mañanas con desayunos increíbles, paseos por el bosque, cosechas de frutas y noches de tirarse en el pasto a ver las estrellas con el aroma del café flotando en el aire.

Reducir lugares a palabras muchas veces parece un acto desleal, trágico en cierto modo, porque están más allá de lo que uno pueda transmitir. El Vesubio es uno de ellos. Todo se presenta como ideal y así lo vivimos, gracias a esta porción de paraíso y a la hospitalidad del Jesús que allí vive.

Vías de contacto

Facebook: https://www.facebook.com/ecoturismoelvesubio/

Booking: https://www.booking.com/hotel/co/el-vesubio.es-ar.html

Teléfono: +57 310 8388067

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.