Guatapé, el pueblo que no podemos dejar

Aunque sean pocos los lugares de los que dan ganas de irse y en todos experimentemos una cierta nostalgia al despedirnos, hay algunos en los que la partida se vuelve un momento que no queremos afrontar. Entonces, lo pateamos, lo pateamos, hasta que indefectiblemente llega. Guatapé es uno de ellos.