Una parada entre Bolivia y Brasil: hotel Bibosi

Una de las tantas cosas buenas que tiene viajar sin tiempo es que se pueden tomar decisiones rápidas de acuerdo a las posibilidades que se van presentando sobre la marcha. Así fue que las vueltas del camino nos fueron llevando por sendas insospechadas y de un momento a otro terminamos en Puerto Quijarro. Allí no pudimos parar en un mejor lugar, el hotel Jardín del Bibosi.

Llegamos a Puerto Quijarro, desde Santa Cruz de la Sierra, muy temprano por la mañana, a esa hora el pueblo estaba sumido en un letargo que duraría hasta el mediodía. El panorama no era del todo lindo, estaba un poco fresco, había niebla y prácticamente no había gente en las calles. Parecía un pueblito fantasma de película.

Nos fuimos a la plaza central a descansar un poco, tomar aire y dejar que pasen un par de horas para no entrar tan temprano al hotel. Cerca de las 9.00 nos volvimos a poner nuestras mochilas y enfilamos para nuestro hospedaje.

El hotel está ubicado sobre la avenida principal de Puerto Quijarro, muy cerca de la estación de trenes y a una media hora caminando de la frontera con Brasil. La entrada, junto con la fachada, se diferencia mucho de las construcciones del pueblo y le da al hotel una presencia muy distintiva.

A penas llegamos, luego del largo viaje en tren y la pequeña espera en la plaza, Blanca, la dueña del hotel, nos dio una cálida bienvenida y nos ofreció un completo desayuno bufete que incluía, entre otras cosas, yogurt, cereales, frutas frescas, jugos naturales, distintos tipos de panificados, tortas, mermeladas y varias opciones de infusiones.

Con las pilas recargadas, nos trasladamos a nuestra habitación la cual tenía una hermosa vista al jardín central. El interior cuenta lo necesario para satisfacer ampliamente las necesidades de todo tipo de viajeros: tv por cable, wifi, frigobar, aire acondicionado, ventilador y guardarropas.

Antes de salir a recorrer nos dimos un paseo por las instalaciones del hotel, tiene lugares comunes muy acogedores y está todo muy cuidado, prolijo y limpio. Cuenta con un enorme jardín con pileta, mesas para descansar y diversos árboles y plantas con flores de colores que le dan un matiz único.

Puerto Guijarro es un pueblo que, a decir verdad, no alberga muchas cosas de mayor interés, pero es un punto estratégico para pasar a Brasil y conocer la ciudad de Corumbá y sus pantanales, así como también otros puntos turísticos cercanos. Lo recomendable en este caso es quedarse del lado de Bolivia y de ahí cruzar al país vecino. De esta manera se puede ahorrar dinero ya que Brasil es, en líneas generales, bastante caro.

La mejor opción para este plan es quedarse en el hotel Jardín del Bibosi. Lo único negativo es que es un lugar tan acogedor y confortable que cuesta mucho irse a pasear por ahí. Nosotros contábamos con pocos días para quedarnos por lo que tuvimos que ir a Corumbá a penas llegamos (esta es una historia que contaremos en otro post), pero la realidad es que nos hubiésemos quedado todo el día disfrutando de las instalaciones del hotel, como por ejemplo, la hermosa piscina.

Si quiere disfrutar de este bello hotel y estar bien ubicado de cara a las distintas actividades que hay para hacer en la región, pueden comunicarse con la administración a través de:

Facebook: Jardín del Bibosi

Tripadvisor: Hotel Bibosi

Correo:  jardindelbibosi@hotmail.com

Teléfono: (591-3) 978 2113 ó (591-3) 978 2290

WhatsApp: +591 73158094

Página web: Hotel Jardín del Bibosi

Dirección: Av. Luis Salazar Nro. 495 – Puerto Quijarro

 

 

Autor entrada: Ambos Mundos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *