Riesgos y beneficios de viajar acompañado

Cuando estamos pensando en hacer un viaje de a dos, ya sea en pareja o con algún amigo/a, una de las primeras cosas que pensamos, seguramente, es: “voy a tener que compartir las 24 hs del día”. Y casi no hay ningún ser en la Tierra que pueda tolerar a otro en esta condición, por más cariño que le tenga.

En algún momento vamos a tener ganas de estar solos, o de estar con alguien pero no con quien vemos hace días a toda hora.

Si les sirve de consuelo a quienes todavía no arrancaron esta aventura en compañía, mientras escribo esta nota, estoy sola. Hoy tengo el día para mi (y lo uso para hablar de él, de nosotros… así soy).

Aunque cada pareja (sea de novios o de amigos) es un mundo, tengo que decirles que se animen a esta situación!

Particularmente yo era de las que pensaban que era imposible salir ileso de un viaje así. Pero ante esa posibilidad, mi pensamiento fue: “si algo sale mal es por algo, y mejor saberlo”.

Fue así que hace mas de un año emprendimos la aventura con Diego. Llevabamos 7 años de novios, pero de novios en una vida “normal”. “Nada pone a prueba el amor como viajar juntos”, decía Mark Twain, filósofo y escritor, y hoy pienso que es totalmente cierto.img_20160815_111536-copiarEn mi caso tuve la suerte de poder descubrir en mi compañero una faceta que no le conocía. Viajar nos pone constantemente ante situaciones inesperadas, desconocidas y llenas de incertidumbre. Son estas las que nos hacen encontrarnos con un “yo” que ni sabíamos que teníamos. Y bueno, eso también se traslada a la persona que nos acompaña.

img-20160730-wa0014-copiarDescubrir al otro mientras también él se descubre, es como un regalo. Por lo menos yo, me lleno de admiración.

Es viajando también que uno se cansa, se enoja, se entristece, se siente mal. Y ahí se pone a prueba la paciencia y el aguante del otro. Por ejemplo, caminar kilómetros con la mochila a cuestas bajo el rayo del sol es una situación que soporto alegremente las primeras horas, y después mi ser empieza a mutar y me transformo en el fastidio en persona. No sé como explicarlo, pero no lo puedo controlar. No quiero hablar, cualquier opción me parece mala. Solamente me limito a caminar callada y con mi peor cara.

Este día yo ya no quería caminar mas
Este día yo ya no quería caminar mas

Diego  solamente camina, también con su peso y su calor, pero además tiene que sumarle el tener la compañera menos alegre… pero sabe que ese estado es inmutable y lo entiende. Lo respeta.

Creo que viajando hay que tomarse muy enserio el respeto a los momentos del otro. Nadie está riéndose y de buenas las 24 horas del día. Elegimos viajar de a dos para compartir lo que el camino nos regala, pero es inevitable (y diría que fundamental) el tener “un viaje personal”.

No tiene que ver con el egoísmo. Es más bien recordar que ante todo, somos una persona individual, que elegimos un compañero para compartir los momentos. Pero, para encontrarnos en buenos términos con esa persona, primero tenemos que estar bien encontrados con nosotros mismos.img_20160813_182307-copiar

Aunque el viaje nos imponga el compartir casi todo el día, todos los momentos, todas las personas y situaciones, siempre es bueno ponerse de acuerdo y hacer cosas por separado.

Ir a la playa, tener grandes charlas con los nuevos amigos que nos da el viaje, conocer un nuevo lugar, ir a comprar, cocinar, dormir, leer, no son actividades que tengamos que hacer necesariamente juntos.

Ojalá si quien está leyendo del otro lado está pensando en viajar con el/la compañero/a que eligió, se anime a aventurarse y a desafiar las dudas, para tener una historia de amor o amistad en un contexto siempre cambiante y fuera de los parámetros a los que estamos acostumbrados socialmente.

A riesgo de quedar muy cursi, termino este post aquí. Y les digo que, para mi, descubrir en cada situación, por tonta que parezca, la reacción de mi compañero, me llena de admiración… y de amor, por supuesto._dsc0867-copiar

Autor entrada: Ambos Mundos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *