Lo que nos deja un año de viaje

Hace un poco más de uno año, los dos presentábamos la renuncia a nuestros trabajos. Somos periodistas, trabajábamos de lo que elegimos y nos pagaban bien. Nos costó conseguir esa estabilidad, esa seguridad de que todos los meses podríamos pagar un alquiler, los servicios y demás obligaciones.

Pero, como dijo el genial Mario Benedetti, “Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas”. Ya no queríamos eso, y ¡enhorabuena! decidimos largarnos al mundo.10355004_10205184441504317_3705877502902767678_n

El proceso que llevó desde que comenzamos a imaginarlo hasta que lo concretamos, es historia aparte. Pero gracias a esa decisión hace un año los días dejaron de tener nombre y horario. Conocimos un mundo nuevo, lleno de enseñanzas, de diferentes personalidades.

Un año después, y todavía atravesando este primer viaje que no encuentra su fin, nos damos cuenta que nosotros tampoco somos los mismos, que cada experiencia es un nuevo aprendizaje, y un nuevo yo que se redescubre cada día.

En este tiempo, aprendimos a andar simple. Lo necesario es poco y prescindible. Entendemos a las personas cómo lo que son, sin importar un carajo lo que tienen (y es que nosotros tampoco tenemos nada, mas que lo que entra en los 60 lts de la mochila que nos acompaña).

IMG_20160802_144313 (Copiar).jpg

Cambiamos constantemente (no de lugar, si no de ideas). Tratamos de librarnos de nuestros propios prejuicios y ver todo y a todos con ojos de primera vez. Generar una opinión a partir de lo que vemos, y no de los que nos dijeron u opinaron otros.

Estamos convencidos de que el mundo está lleno de potenciales amigos. Aunque las noticias nos quieran mostrar que son más los malos y que hay que desconfiar siempre de todo, nosotros ahora creemos que es totalmente al revés. Nos gusta confiar, confiar mucho y poder creerle a todos, y si después algo sale mal… aprenderemos de la situación, pero no vamos a poner en tela de juicio a todos “por las dudas”

13645326_10208492037491537_8361406115118169862_n-copiar

Nos encanta conocer gente nueva, y escuchar las historias que hay detrás. Eso nos hace pensar en nuestra gente de siempre, y en todo lo que no preguntamos ni sabemos de ellos aunque estén ahí desde siempre.

Lo mismo con todo lo que hay en el mundo.  Lamentablemente, el estar inmerso en una rutina hace que se apague la llama de la curiosidad, mientras que estar rodeado constantemente de lugares y situaciones nuevas, la enciende. Y aunque las cosas que veamos no sean nuevas, buscamos verlas de una forma distinta, y junto con ello, recuperar la capacidad de asombro.

_DSC1134 (Copiar).JPG

Aprendimos a aprender de cada situación: sea buena o sea mala. Como en cualquier estilo de vida, cosas malas suceden siempre. Y aunque tuvimos que darnos contra una gran pared para poner a prueba nuestras ganas de seguir, pudimos hacerlo.

Cada tanto hacemos un pequeño balance, no para separar lo bueno de lo malo, eso no tiene ningún sentido, sino para sopesar el cambio radical de vida que tuvimos en tan solo un año. Tratamos de mirar siempre para adelante pero no hacia el futuro: el pasado ya aconteció y no se puede cambiar y el futuro aún no está determinado, asique solo tratamos de que las cosas fluyan y de vivir el presente inmediato. En muchas ocasiones, mirando algún paisaje tan espectacular que, como la perfección, es indescriptible, nos llegan, fugaces, ráfagas de nuestra vida antes de salir de viaje. Pantallazos de nosotros en el pasado, remembranzas de la buena vida que teníamos que inmediatamente se superponen con el presente. Creemos que es la forma en la que el cerebro y el corazón se ponen de acuerdo para decirnos: por este camino está la felicidad.

También muchas veces nos ponemos a pensar en como pensábamos, en cómo nos relacionábamos con la gente y con el mundo que nos rodeaba y percibimos que todo cambió. Como si nuestra conciencia se hubiera reseteado, pusimos en crisis todas nuestras creencias: sobre el amor, la religión, el ser humano y el concepto de felicidad.

A veces nos preguntan: ¿Estás arrepentido de haber salido de viaje? La respuesta siempre fue la misma, desde que salimos de Trelew hasta que llegamos a México, y será la misma hasta que esto acabe: No, ni un minuto, ni en el momento de mayor crisis, porque creemos que nadie puede arrepentirse de lo que hace si está transitando por la senda de la felicidad.

img_20161113_132359-copiar

Autor entrada: Ambos Mundos

13 thoughts on “Lo que nos deja un año de viaje

    mirtha lovera

    (21 febrero, 2017 - 12:42 pm)

    Vivir !!De eso se trata.

      ambosmundosweb

      (21 febrero, 2017 - 12:52 pm)

      Dice la canción que “viajando se fortalece el corazón”! Y que cierto!

    Rosario

    (21 febrero, 2017 - 1:19 pm)

    Me transmite mucha energía leerlos, y una pregunta al año cumplido: el tiempo, tan “tirano”, veloz y dominante…produce el mismo efecto en la situación de ustedes? Se preguntan y/o sorprenden: “Un año ya”? cómo pasó otro día, mes, etc?
    Besotes y gracias por compartir ésta linda aventura…

      ambosmundosweb

      (21 febrero, 2017 - 1:28 pm)

      Sentimos el paso del tiempo de distintas formas. Nos parece que no hace nada que comenzó todo, pero si pensamos en situaciones puntuales, a veces parece que hubieran pasado muchos años. Nos pasa que nos vemos como si hubiéramos sido mucho más chicos cuando pasó algo puntual, y en realidad sólo fueron unos meses. Pero el crecimiento es constante! Gracias por tu buena onda!

        Rosario

        (21 febrero, 2017 - 1:34 pm)

        Ok. Entiendo…gracias por la respuesta. No me deja poner “me gusta” , lo puse igual jeejej ABRAZOS! 🙂

    Susy

    (21 febrero, 2017 - 1:23 pm)

    Felicitaciones!! Cada vez que hice un viaje, sentí que yo tenía una valija y que la iba llenando con experiencias, con personas, con momentos especiales. Y que al regreso, volvía a mi casa con el corazón lleno. Que sigan teniendo un excelente viaje!! Susy Monzón

      ambosmundosweb

      (21 febrero, 2017 - 1:30 pm)

      Sin dudas los viajes son eso: experiencias, personas y momentos! Y los que vuelven, después de recibir todo eso, nunca son los mismos que partieron. Besote Susy!

    Lucas

    (21 febrero, 2017 - 1:46 pm)

    El simple hecho de hacer volar la imaginación a medida que iba leyendo me hizo llorar, y ojalá me haya servido de empujón para superar una especie de temor que me impide ir a buscar y sentir eso que ustedes sienten. Justo ayer me metí en esa página donde ustedes publicaron ésto y pude leerlo. Quién dice.. los cruce en algún momento, en algún lugar. Gracias por compartirlo!!!

      ambosmundosweb

      (21 febrero, 2017 - 1:52 pm)

      Que bueno que te genere esos sentimientos! Seguramente estas en la etapa de los miedos, que una vez superados, vas a recordarlos casi con ternura. Sabé que casi todos pasamos por eso, es una contradicción interna, pero hasta necesaria. Cuando la sobrepases, vas a notar cuanto aprendiste! Ojalá los miedos te suelten rápido y podamos verte en la ruta. Contas con nosotros para lo que sea!

    Silvia Abrego

    (26 febrero, 2017 - 9:05 am)

    Que maravillosa experiencia!!!!!! Eso es la Vida……disfrutarla totalmente. Muchas bendiciones y que la ruta les acompañe con Amor.

      ambosmundosweb

      (26 febrero, 2017 - 11:40 am)

      Gracias Silvia! Estamos felices con la vida que elegimos. Por supuesto que tiene sus grises, pero de todo se aprende. Sin duda es una experiencia que nos está marcando para siempre. Te mandamos un abrazo desde México!

    Melisa Fernandez

    (28 junio, 2017 - 8:46 am)

    Hola, ¡Qué lindo texto! Transmite una linda energía, armonía básicamente y a mi que estoy en viaje me hace sentir esto de que todo, todo lo que pasa en el camino, incluso encontrar y leer un texto como este, sucede para enseñarme algo y abrirme los ojos a más y distintas realidades y/o posibilidades. Gracias por compartir. Abrazo!

      Ambos Mundos

      (29 junio, 2017 - 8:42 am)

      Gracias, Melisa! Que lindo leerte! Sin duda todo lo que pasa es por algo y de todo podemos sacar una enseñanza! Abrazote enorme y la mejor energía para tu viaje y tu vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *