¡Guatapé en un día!

Si hay un pueblo de Colombia que no podes obviar en tu visita al país es Guatapé. A veces pasa que viajando por este país uno va directamente a sus promocionadas playas o a sus grandes ciudades, que es de lo que más escuchamos hablar. Pero hay pueblos de Colombia que son realmente mágicos: Barichara, Villa de Leyva y Guatapé se llevan los primeros puestos.

Si tus tiempos de viaje no son los mismos que los de los viajeros que andamos sin tiempo, recorriendo cada lugar en detalle y programando nuestra ruta de acuerdo a nuestros gustos y las posibilidades que nos ofrece el camino, hoy te traemos la mejor opción para no saltar este hermoso pueblo y recorrerlo en un solo día.

Cuando íbamos de subida hacia México, conocimos Guatapé. No solemos hacerlo por cuestión presupuestaria, pero aquella vez decidimos quedarnos 4 días en el pueblo porque su belleza y su paz nos cautivaron. Ahora, que estamos de regreso, no queríamos perder la oportunidad de volver a visitarlo, y gracias a Tours Guatapé tuvimos la oportunidad de recorrer cada uno de sus rincones, sin dejar ni un puntito librado al azar, ¡en un solo día!.

Medellín es parada obligada para todo turista y viajero que recorre Colombia. Partiendo desde allí, esta empresa nos ofrece transporte, desayuno, visita al municipio de Marinilla, visita al Peñol, a la piedra de Guatapé, almuerzo típico, recorrida por el pueblo (calle de los recuerdos, plaza de los zócalos, malecón), paseo en lancha y guía profesional.

Para que no duden de la buenísima experiencia, les contaremos la nuestra, detallando cada pasito de esta lindísima jornada que tuvimos en nuestra ruta de regreso hacia Argentina.

Nos tocó levantarnos a las 6 am para poder llegar a tiempo a la plazoleta del Hotel Nutibara, en el centro de Medellín. Creíamos que pasaría una busetita por nosotros, pero no… llegó este semejante micro lleno de turistas. Nos unimos a un grupo compuesto por franceses, portugueses, venezolanos, panameños, norteamericanos, españoles, mexicanos, colombianos y, por supuesto, argentinos. 

La guía, el traductor y el chofer se presentaron y así dimos comienzo a este día de aventura y aprendizaje.

En aproximadamente 45 minutos llegamos a Guarné. Este pueblo es conocido como “la puerta del oriente”, y fue aquí donde paramos para disfrutar de un desayuno bien paisa: chocolate caliente y arepa con queso. Sin algún estomago no es muy amigo de las comidas típicas, se puede optar por el clásico café o té.

Seguimos nuestra ruta, y luego de pasar por la cancha en dónde entrena el Atlético Nacional, hicimos unos 20 minutos más de ruta y llegamos al municipio de Marinilla. Allí bajamos, la guía nos introdujo y la historia y costumbres del lugar, y un tiempo lógico para su recorrido.

Marinilla es conocida como “la Esparta de Colombia”, ya que su pueblo acompañó activamente a Simón Bolívar, en la lucha por la independencia de Colombia. Visitamos su parque principal y la Parroquia Nuestra Señora de la Asunción de Marinilla, construida hace más de 200 años.

Luego recorrimos en una vista panorámica el Nuevo Peñol, pueblo que hace 39 años fue demolido en su totalidad para construir el embalse. Aquí se produce el 30% de la energía del país. Por su historia, se la conoce como “el Fénix de América”, haciendo un paralelismo con este ave, y teniendo en cuenta que el pueblo murió y renació, pero desde el agua.

Esta fue la última parada antes de llegar a la más esperada por muchos de los que íbamos en el bus: la Piedra de Guatapé. Esta roca es un patrimonio natural, y su origen se calcula en unos 65 mil millones de años, aunque se desconoce con certeza que fue lo que lo causó.

Tiene 220 metros de altura, y se puede llegar a su cima luego de subir 740 escalones por un costo de 18 mil colombianos (porque aunque es patrimonio natural, es propiedad de un privado). Según los habitantes de Guatapé, allí está “el mejor mirador del mundo”. Hay que subir para comprobarlo.

Luego de esta dosis de ejercicio para el cuerpo y el alma, llegó la hora del almuerzo. Y aunque nosotros ya habíamos andando deambulando por Colombia durante 4 meses, no fue hasta este día que estuvimos en un mano a mano con la tradicional ¡bandeja paisa!. Una bomba de sabores y calorías que sirvieron para recargar energías y seguir recorriendo.

No se preocupen que, al igual que en el desayuno, si no son amantes de indagar en los platos típicos, pueden optar con trucha o pollo acompañados de arroz, ensalada, papas y patacones.

De allí, llegamos al colorido pueblo de Guatapé. Este municipio se caracteriza por estar impregnado de zócalos que dan vida a cada una de sus construcciones y sus calles.

Recorrimos la Calle de los Recuerdos, la Plaza de los Zócalos (donde nos tomamos esta colorida foto de quienes compartimos este hermoso día en Guatapé y alrededores), y el malecón.

Aquí nos esperaba un lindísimo paseo en lancha por el embalse. Comenzamos con radiante sol y terminamos bajo un diluvio que nos obligó a amucharnos en la parte inferior del barco para seguir disfrutado del paisaje.

Esta es la última actividad que realizamos en equipo. Después del paseo, disponemos de una hora para recorrer individualmente el pueblo y realizar lo que más nos guste.

Así culminó esta jornada perfecta en el oriente antioqueño. Habiendo gastando todas las energías disponibles, nos subimos nuevamente al bus y en sus cómodos asientos emprendimos la siesta… digo, el regreso hacia Medellín. Llegamos pasadas las 19 hs al mismo lugar donde nos habían recogido, cansados, pero con la retina llena de nuevos recuerdos sobre esta hermosa porción de Colombia.

Creemos que la oferta de Tours Guatapé es la más acertada para quienes estén disfrutando de unas vacaciones en Colombia y no se quieran perder este remanso de paz y colores a pocas horitas de las luces y ruidos de la gran ciudad.

En caso de que les interese, el contacto para reservar con esta agencia lo pueden hacer de las siguientes formas:

Teléfono: +57 604 56 13

Celular: +57 311 230 29 24

WhatsApp: +57 313 780 93 98

Facebook: /toursguatapeguatape

Web: toursguatape.com

Autor entrada: Ambos Mundos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *