Despidiéndonos de Bolivia: Coco Jamboo

Santa Cruz de la Sierra es una ciudad que nos intrigaba mucho. Nos habían hablado mucho sobre ella y sobre sus diferencias respecto al resto de Bolivia.

Llegada a Santa Cruz

 

Llegamos muy  temprano, tomamos unos mates en la terminal, y caminamos hasta el que sería nuestro hogar los próximos días: Coco Jamboo. Para nuestra suerte, el hostal tenía una ubicación inmejorable: cerca del centro, la plaza principal, la catedral y el mercado.

Primer encuentro con Coco Jamboo

Bastó entrar para notar lo acogedor que es el lugar Nos recibió Mariela, la propietaria, y nos mostró los espacios. Nos llamó la atención que contaba con una habitación compartida sólo para mujeres.

En cuanto a la nuestra, contaba con 4 camas, un balcón, un baño privado y lockers. Y lo bueno es que las llaves de los lockers te la brindan ellos, asique no hace falta andar cargando el candado propio.

Los espacios comunes se caracterizan por ser amplios, cómodos y ordenados.

A la cocina no le falta nada y, lo más importante, es que está siempre limpia, algo que no es muy común de ver en todos los hostels. Combinar esta situación con el hecho de tener el mercado cerca, puede dar como resultado un almuerzo así de saludable:

 

Además, hay un espacio con sillones y TV donde compartimos noches de cine con la cantidad de viajeros que pasan por allí.  Ese es un punto que nos encantó de Coco Jamboo: la diversidad de nacionalidades con las que nos topamos, y las lindas charlas y momentos que se generaron gracias a los espacios comunes que permiten el intercambio constante. Y como dato super importante para muchos (sobre todo para quienes trabajamos como nómadas digitales): el Wi-Fi vuela.

Todo el hostal tiene una onda muy linda y se sociabiliza mucho. Gran parte de la responsabilidad la tiene su staff, que es gente super dispuesta que busca ayudar a los viajeros a organizar su visita a la zona y a aprovechar cada día al máximo.

Ellos son Fer y Maru, quienes estuvieron a cargo de la recepción el tiempo que estuvimos ahí, y con quienes compartimos buenas charlas y momentos.

Amanecer en Coco Jamboo es una delicia gracias a que te esperan con este riquísimo desayuno, como para empezar el día con muchas pilas:

Mariela es la propietaria del lugar. Ella nos recibió y nos brindó mas de lo que hubiéramos esperado. Y hasta organizó unas pizzas a la parrilla de despedida en la terraza del hostal.

Compartimos una lindísima cena entre alemanes, argentinos, chilenos, colombianos, franceses y venezolanos. Particularmente nosotros nunca olvidaremos ese momento, ya que fue nuestra última noche fuera de nuestro país después de un año y 8 meses de estar recorriendo América Latina.

En cuanto a  nuestros días ahí, además de compartir momentos y comprar cosas ricas y nutritivas en el mercado, salimos a recorrer los alrededores. La plaza 24 de septiembre, la Catedral Metropolitana, el Museo de Arte Sacro y el Parque Arenal se encuentran a sólo 8 cuadras de Coco Jamboo.

Si sos argentino, además contas con la ventaja de que el Consulado se encuentra frente a la plaza y, junto a él, un cajero automático que no cobra comisión a los viajeros de esta nacionalidad.

Además, esta ciudad fue nuestra base para realizar el recorrido de la ruta del Che Guevara. Desde allí partimos a Samaipata, y por algunos días seguimos los pasos del revolucionario por Bolivia, para luego volver a Santa Cruz y darle el cierre a nuestro paso por el país.

En nuestro caso, desde ahí mismo tomamos el tren que sale rumbo a Yacuiba en la frontera con Argentina. Una opción buena y económica tanto para salir, como para entrar al país.

santacruztoday.com.bo

Nos quedó pendiente visitar el atractivo natural Espejillos que nos super recomendaron. A sólo 45 km de Santa Cruz se encuentran pequeñas caídas de agua cristalina que forman grandes piscinas naturales. (Ahora ya tenemos excusa para volver)

Realmente, Santa Cruz de la Sierra es una ciudad que nos encantó por su propios atractivos, pero que además sirve como base para recorrer múltiples lugares cercanos (desde allí parten buses a todo el país, y también se puede tomar el tren que lleva a la frontera con Brasil).

Y no nos podría haber tocado mejor lugar y mejores personas para compartir nuestra estadía allí. Sin duda, a Coco Jamboo y a su gente los trajimos guardados en un rinconcito de nuestro corazón y con la promesa segura de volver.

Les recomendamos que en su visita por Bolivia no pasen por alto Santa Cruz de la Sierra y que, estando allí, aprovechen para conocer este lindísimo espacio viajero.

Para contactar con Coco Jamboo por información y/o reservas, pueden hacerlo en las siguientes vías:

Dirección: Bolivar 614, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia

Teléfono: +591 78425168

E-mail: cocojamboohostel@gmail.com

Facebook: Coco Jamboo Hostel

Booking: Coco Jamboo

Autor entrada: Ambos Mundos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *