Buscando el vuelo sagrado del Cóndor

Eran las 3 de la mañana en todo Perú, y con un frío glacial salimos de Chivay para ver el amanecer en el Cañón del Colca. Nos habían dicho que cerca del mediodía aparecería el ave mas grande y pesada del mundo para volar sobre nuestras cabezas. No solo apareció sino que nos regaló uno de los momentos más increíbles del viaje. Entrá a la nota y descubrí porqué.

Protagonista de leyendas y mitos del pueblo incaico, y parte esencial del equilibrio de la naturaleza, tras varias horas de espera, el Cóndor apareció ante nosotros como uno de los animales más grandiosos que pudimos observar.

_dsc0682-copiar
Que mas podíamos pedir, ese día nos encontrábamos en el lugar y en el momento que queríamos. El amanecer cayó para aplacar el intenso frío, estábamos con dos amigos y con las cámaras a la espera para ver un espectáculo increíble. Con el correr de las horas la expectativa crecía, iba a aparecer sobre nosotros un enorme ave que llega a medir mas de 3 metros, con sus alas extendidas, y daría vuelos rapaces sobre nuestras capuchas. Pero lo que vino fue aún mejor de lo que imaginamos.

Promediaban las 10.00, los rayos del sol se escapaban entre las nubes y pegaban con fuerza iluminando las estribaciones del cañón. Al fondo se veía un hilito de agua que seria un río, las paredes que lo flanqueaban eran inmensas. Íbamos mirando de un lado a otro esperando la aparición del dios de los cielos, según lo consideraban los incas; y luego de verlos, nosotros también.

_dsc0698-copiar
Nos acercábamos a mediodía y pensamos que no vendrían, ya hacia más de 7 horas que esperábamos en el mirador y solo se veían pequeñas aves que, jugando con las perspectivas, transformábamos en cóndores vistos desde muy lejos. Las conjeturas eran muchas y la decepción crecía a cada minuto. Pero la paciencia tendría sus frutos.

Con la vista posada al horizonte apareció un pequeño punto que cada vez se fue haciendo mas grande hasta tomar dimensiones titánicas. El animal pasó a pocos metros de nuestros cuerpos, con sus hermosas alas desplegadas y su bufanda blanca nos escudriño con recelo. Dio varias vueltas sobre nuestras cabezas y se alejó. En ningún momento aleteo, solo aprovecho las corrientes de aire para moverse y gastar la menor cantidad de energía posible.
Había mucha gente en ese momento, arriada por los tours que desmesuradamente llegan en convoys de buses repletos. Los alaridos y la incapacidad de algunas personas de entender la naturaleza alejaron al animal. Afortunadamente, al no haber llegado con alguna empresa nos pudimos quedar hasta que todos se fueron. Allí comenzó lo mejor.

Silencio. El animal no aparecía. Tuvimos que esperar un poco más y el espectáculo se renovó, pero esta vez con una recompensa: eran tres, tal vez una pareja y la cría. Los animales repitieron su danza, pero esta vez más cerca de nuestras cabezas. La emoción era incontenible, solo se escuchaba el ruido del viento y los clics de las cámaras. No parecía que volaban, solo se deslizaban y planeaban por el cielo. El viento los guiaba y ellos no ofrecían resistencia. Solo se acomodaban al hábitat y a las condiciones naturales y las utilizaban a su favor.

_dsc0735-copiar

Para los incas este animal era sagrado, junto con la serpiente y el puma, cada uno representaba una de las tres divisiones del universo según la configuración celestial del imperio. Además, creían que el Cóndor era inmortal. Para ellos simbolizaba la fuerza, la inteligencia y el enaltecimiento. También pensaban que el ave era la responsable de que el sol saliera cada mañana, ya que con su energía era capaz de tomar el astro y elevarlo hasta lo mas alto de la montaña. Un renacer, un nuevo ciclo.

Para nosotros, poder ver este imponente animal en su hábitat natural y tenerlo a metros de nuestros cuerpos fue un regalo del viaje. No solo nos elevó el sol aquella fría mañana sino que nos demostró que el mundo es un lugar increíble, hostil a veces, pero siempre que uno se pueda acomodar a las corrientes puede volar, sin mucho esfuerzo, por cientos de kilómetros.

_dsc0740-copiar

Autor entrada: Ambos Mundos

5 thoughts on “Buscando el vuelo sagrado del Cóndor

    andorreando por el mundo

    (17 septiembre, 2016 - 7:19 am)

    Hola amigos.
    Espectacular el cañón del Colca, un lugar mágico donde poder ver los cóndor volar.
    ¡Cuidado con el mal de altura!
    Saludos cordiales compañeros. 😉👍

      ambosmundosweb

      (18 septiembre, 2016 - 11:44 am)

      Si es un lugar mágico e increíble! El mal del altura es complicado, por suerte mas que unos mareos no sufrimos, pero si hay algunos que les pega bien duro! Saludos amigos!

    Marcos

    (23 septiembre, 2016 - 6:12 am)

    Que gran experiencia chicos, en esa zona tan alucinante con esos paisajes, y con ese gran animal que desprende esa fuerza, a nosotros ese tipo de animales nos encantan tambien.

    ¡Gracias por compartir esas experiencias con nosotros!

    ¡Un saludo chicos!

      ambosmundosweb

      (1 octubre, 2016 - 1:51 pm)

      Gracias Marcos por leer nuestro post! Nos alegra mucho compartir con todos este tipo de experiencia y poder acercarles, aunque sea un poco, estos lugares magicos! Abrazo grande!!!

    SANDI

    (9 octubre, 2017 - 8:31 am)

    HOLAA ME PASARIAS INFO DE COMO LLEGAR AL CAÑON. BUS Y HOSPEDAJE. HERMOSA EXPERIENCIA.
    SALUDOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *