Arroz con coco panameño, del Caribe a tu casa

Es una de las recetas más tradicionales del Caribe, cada país tiene sus trucos y su forma de prepararla pero todos comparten la materia prima. Se trata de un plato popular y muy rico, y en esta oportunidad nos lo enseñó a preparar una amiga panameña, Jasnay.

Ella también es una viajera que nos recibió en su casa y nos mostró muchos sitios increíbles de su país. Tuvimos la oportunidad de compartir mucho tiempo juntos por lo que aprendimos mucho de la cultura panameña, sus costumbres y, por supuesto, probamos sus platos más ricos.

Jasnay nos cocinó muchas cosas típicas de su país, comidas, postres y bebidas de la región, pero muchos de ellos tienen materias primas que solo se consiguen allí o en zonas del Caribe, por lo que se nos acortaron un poco las posibilidades de llevarnos nuevas recetas para preparar en nuestro país.

Pero apareció el arroz con coco! Al analizar la preparación vimos que es dúctil y se ajusta a varias regiones, por eso le pedimos a Jasnay que nos enseñe a prepararlo para compartirlo con todos ustedes.

Lo primero que hay que saber es que este plato puede consumirse solo o como acompañamiento, en este caso nosotros daremos la receta como plato principal.

En las regiones del Caribe se come con pescado frito, frijoles (porotos), plátano frito o algún corte de carne; pero también lo sirven solo ya que es un plato que les agrada mucho a los caribeños.

Dicho todo esto dejamos el paso a paso para que puedan hacer y, ¿por qué no?, sorprender a alguien con esta receta exótica cuyos ingredientes son fáciles de conseguir.

Ingredientes, como plato principal, para dos personas:

– Una taza grande de arroz blanco
– Un coco en fruta o 150 grs. rallado
– Sal a gusto
– Pimienta a gusto
– Una pizca de azúcar

http://www.seraporrecetas.es / http://www.ellahoy.es

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Preparación:

1- Pelar, con cuidado, el coco, sacarle el agua y cortar la pulpa en trozos no muy pequeños. Un tip es poner el coco al fuego para que sea más fácil de abrir. Una vez que se quema, la cáscara se puede romper más fácil con el cuchillo.

2- Una vez desmembrado el coco, debemos tomar una licuadora y allí poner el agua del coco, la pulpa y una taza de agua tibia. Licuar hasta que quede lo más homogéneo posible, si es necesario añadir más agua, y luego colar la preparación. Debe quedar como una sustancia blanca similar a la leche. No desechar la pulpa de lo que colamos, debemos guardarla para reutilizarla más tarde.

3- El próximo paso es tomar la preparación (leche del coco) y ponerla a fuego lento. La idea aquí es reducir todo el líquido hasta que quede como una suerte de melaza o caramelo, debe cambiar el color pero es importante evitar que se queme ya que le cambiaría el sabor. La preparación debe quedar de un color marrón claro.

4- Luego, debemos tomar una taza más de agua y volver a colocarla en la licuadora con la pulpa del coco que habíamos guardado del paso 2. Volvemos a licuar la preparación y se la añadimos a la melaza del coco junto con la sal, la pimienta y las cucharaditas de azúcar.

5- Por último, lavamos la porción de arroz y se la agregamos a la olla. Mezclamos periódicamente para evitar que se pegue y esperamos a que se evapore el agua. Cuando ya este seco el arroz se le coloca la tapa, se le reduce el fuego aún más y se espera a que se termine de cocinar.

Algunas recomendaciones:

– Para que el plato quede de la mejor forma posible, hacer el intento de conseguir el coco en fruta, no así rallado o empacado. Si bien la esencia del plato se alcanzará el sabor tenderá a variar.

– Otra cuestión es moderar el sabor del coco, si no lo queremos tan fuerte podemos colocarle solo medio coco y más agua. Con la práctica se encontrará el sabor que más se ajusta a los gustos de cada uno.

– Si no conseguimos el coco en fruta tomamos la receta desde el paso 2. Ponemos unos 100 o 150 gramos de coco (dependiendo de nuestro gusto) en la licuadora con el agua y seguimos los procedimientos normales de la receta.

 

http://www.equilibramos.cl

Autor entrada: Ambos Mundos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *